Los Mejores MEDICAMENTOS para la Gota

Existen dos tipos de medicamentos para la gota: los que alivian el dolor y la inflamación, y los que se usan para controlar los niveles de ácido úrico, evitando así los ataques futuros y las complicaciones.

Medicamentos para la gota

En la enfermedad de la gota, el exceso de ácido úrico en la sangre forma cristales filosos en y alrededor de las articulaciones. Los ataques dolorosos (también conocidos como llamaradas) aparecen y desaparecen, a menudo comenzando en el dedo gordo del pie.

De todos modos, debes tener en cuenta que tomar demasiados medicamentos o usar algunos al mismo tiempo puede no ser seguro.

Así que es muy importante que hables con tu médico acerca de cuáles debes utilizar para tu caso en especial y en qué cantidades puedes tomarlos.

Los 2 tipos de medicamentos para la gota

Algunos medicamentos se pueden usar sólo durante los ataques, mientras que otros se deben tomar a largo plazo, incluso cuando no se presentan síntomas.

Esto es lo que necesitas saber sobre los medicamentos que se usan para tratar la gota.

1. Para aliviar el dolor y la inflamación

Su objetivo principal es para los ataques de gota aguda.

Algunos son seguros para las personas con enfermedad renal y otros no, por eso es necesario que hables con tu médico acerca de cuáles tienen más sentido para que los pruebes.

1.1. Antiinflamatorios no esteroideos (AINEs)

Algunos AINEs están disponibles sin receta médica (naproxeno sódico e ibuprofeno, por ejemplo), mientras que otros deben ser recetados por un médico (celecoxib e indometacina).

Estos fármacos pueden ayudar a aliviar el dolor de un ataque agudo y acortar el ataque, especialmente si se toman en las primeras 24 horas.

Efectos secundarios comunes:
Náuseas y vómitos, dolor de cabeza, diarrea, mareos, sarpullido y somnolencia.
Advertencias y precauciones:
Tomar AINEs de forma prolongada puede llevar a enfermedad renal o empeorarla a quien ya la tiene. Otros riesgos graves incluyen sangrado estomacal y problemas cardiovasculares.

1.2. Colchicina

La colchicina es un antiinflamatorio oral prescrito para los ataques agudos o, en dosis bajas, cuando se tiene gota crónica.

Además, previene las crisis de gota cuando se inicia un medicamento que reduce los niveles de ácido úrico.

La colchicina es más efectiva si se toma a las primeras señales de un ataque de gota.

Efectos secundarios comunes:
Diarrea, náuseas y calambres abdominales.
Advertencias y precauciones:
No se recomienda para las personas con enfermedad hepática o renal.

1.3. Corticosteroides (o esteroides)

Los corticosteroides son medicamentos antiinflamatorios fuertes que se usan para disminuir la hinchazón y el dolor en los ataques agudos.

Por lo general, sólo se administran cuando no se pueden usar los medicamentos anteriores.

Se pueden usar por vía oral, inyectados sistémicamente o directamente en las articulaciones inflamadas.

Efectos secundarios comunes:
Aumento del apetito y del peso, moretones fáciles, aumento del vello corporal y disminución de la resistencia a las infecciones.
Advertencias y precauciones:
Pueden causar serios problemas de salud si se usan en altas dosis o durante mucho tiempo. Las inyecciones frecuentes en las articulaciones pueden provocar daños en los ligamentos y cartílagos.

2. Para bajar el ácido úrico

El médico puede prescribirte medicamentos que te ayuden a mantener un nivel saludable de ácido úrico en el cuerpo, lo cual puede prevenir futuros ataques de gota y evitar las complicaciones de la misma.

Cuando una persona tiene gota, su cuerpo produce demasiado ácido úrico o no puede deshacerse lo suficiente del mismo, lo cual hace que se acumule.

Algunos medicamentos son seguros para tomar cuando se tiene enfermedad renal, pero otros no.

Habla con tu médico acerca de qué medicamentos de este tipo son más seguros para ti.

2.1. Alopurinol

El alopurinol es un medicamento inhibidor de la xantina oxidasa, indicado para las personas que producen demasiado ácido úrico.

Reduce la frecuencia de los ataques de gota y los hace menos graves. Además, es el fármaco más común utilizado para tratar la gota crónica.

Se prescribe a menudo en una dosis diaria baja al principio, que se aumenta gradualmente con el tiempo.

Sin embargo, puedes tener un mayor riesgo de un ataque inmediatamente después de comenzar este medicamento. Tomar alopurinol durante un ataque en realidad puede empeorar la situación.

Efectos secundarios ocasionales:
Erupción cutánea y malestar estomacal, que generalmente desaparece a medida que el cuerpo se adapta al medicamento.
Advertencias y precauciones:
Si tienes enfermedad renal, antes de usarlo conversa con tu médico. En casos raros, puede causar una reacción alérgica grave.

2.2. Febuxostat

Este es un medicamento que también funciona para las personas que producen demasiado ácido úrico.

Puede reducir la frecuencia de los ataques y hacerlos menos severos.

Cuando se toma por primera vez, se puede experimentar un ataque de gota y, en casos raros, se presentan erupciones cutáneas graves.

Si tu gota se inflama mientras tomas febuxostat, no dejes de tomar el medicamento. Sólo ponte en contacto con tu médico.

Efectos secundarios comunes:
Náuseas, dolor articular y dolor muscular.
Advertencias y precauciones:
El febuxostat algunas veces puede causar daño hepático, por lo que deberás hacerte análisis de sangre regularmente para asegurarte de que no afecte a tu hígado. No lo tomes si estás tomando azatioprina o mercaptopurina.

2.3. Probenecida

Este medicamento oral ayuda a los riñones a eliminar el ácido úrico a través de la orina.

La probenecida (o probenecid) reduce los ataques de gota y su gravedad. Sin embargo, puede aumentar la frecuencia de los ataques durante los primeros 6 a 12 meses que lo tomes.

Debe tomarse diariamente, incluso cuando no hay síntomas.

Efectos secundarios comunes:
Cálculos renales, náuseas, erupción cutánea, malestar estomacal y dolores de cabeza.
Advertencias y precauciones:
No es seguro para muchas personas con enfermedad renal. Para reducir el riesgo de cálculos renales debes mantenerte bien hidratado.

2.4. Pegloticasa

La pegloticasa transforma el ácido úrico en una sustancia llamada alantoína que tu cuerpo puede eliminar fácilmente.

Es un medicamento que se administra por infusión intravenosa en el consultorio del médico, generalmente cada dos semanas.

Se utiliza para la gota crónica grave cuando otros medicamentos no funcionan.

Puede reducir rápidamente el nivel de ácido úrico a un nivel más bajo que la mayoría de los medicamentos.

No debe usarse ningún otro medicamento para reducir el ácido úrico mientras se está recibiendo pegloticasa.

Efectos secundarios comunes:
Crisis de gota, náuseas, moretones, dolor de garganta, estreñimiento, dolor en el pecho y vómitos.
Advertencias y precauciones:
En raras ocasiones, se presentan reacciones alérgicas graves, generalmente dentro de las dos horas posteriores a la infusión. El médico puede prescribir medicamentos antes de la infusión para reducir el riesgo de una reacción negativa.

Por ahora ha sido todo. Espero que estas informaciones sobre los medicamentos para la gota te sean de mucha utilidad.

¡Muchas gracias por visitar mi web!

Déjame tus preguntas o comentarios más abajo. Te responderé a la mayor brevedad posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − cuatro =

Información básica sobre protección de datos
Responsable por los datos: Samuel Ponce | Finalidad: Gestión y moderación de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento expreso | Destinatarios: Los datos que facilitas estarán hospedados en los servidores de la empresa Hostinger | Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. | Ve la información detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.