¿Qué es la Enfermedad de la GOTA?

La enfermedad de la gota es un tipo común de artritis que causa dolor intenso, hinchazón y rigidez en una articulación. Por lo general afecta a la articulación del dedo gordo del pie, pero también puede atacar a otras articulaciones.

Dedo gordo del pie con enfermedad de la gota

Los ataques de gota pueden aparecer rápidamente y seguir volviendo con el tiempo, dañando lentamente los tejidos en la región de la inflamación, y pueden ser extremadamente dolorosos.

La hipertensión, los problemas cardiovasculares y la obesidad son factores de riesgo para la gota.

Esta es la forma más común de artritis inflamatoria en los hombres y, aunque es más probable que los afecte a ellos, las mujeres se vuelven más susceptibles a la enfermedad después de la menopausia.

Algunos datos básicos sobre la gota

Aquí hay algunos puntos clave sobre esta enfermedad:

  • La gota es una forma de artritis causada por el exceso de ácido úrico en el torrente sanguíneo.
  • Los síntomas de la gota se deben a la formación de cristales de ácido úrico en las articulaciones y a la respuesta del cuerpo a ellos.
  • La gota afecta más comúnmente a la articulación de la base del dedo gordo del pie.
  • Los ataques de gota a menudo ocurren sin previo aviso en medio de la noche.
  • La mayoría de los casos de gota se tratan con medicamentos específicos.

Etapas o tipos de enfermedad de la gota

Existen varias etapas a través de las cuales la gota progresa y que a veces se las conoce como diferentes tipos de la enfermedad.

1. Hiperuricemia asintomática

Es posible que una persona tenga niveles elevados de ácido úrico sin síntomas externos.

En esta etapa no se requiere tratamiento, aunque los cristales de ácido úrico pueden depositarse en el tejido y causar daños leves.

A las personas con hiperuricemia asintomática se les puede aconsejar que tomen medidas para abordar cualquier posible factor que contribuya a la acumulación de ácido úrico.

2. Gota aguda

Esta etapa ocurre cuando los cristales de ácido úrico que se han depositado repentinamente causan inflamación aguda y dolor intenso.

Este ataque repentino se conoce como una «llamarada» y normalmente desaparece en un plazo de 3 a 10 días.

A veces, los brotes pueden ser desencadenados por eventos estresantes, alcohol y drogas, así como por el clima frío.

3. Intervalo o gota intercrítica

Esta etapa es el período entre los ataques de gota aguda.

Los brotes subsecuentes pueden no ocurrir durante meses o años, aunque si no se tratan, con el tiempo pueden durar más y ocurrir con mayor frecuencia.

Durante este intervalo se depositan más cristales de ácido úrico en el tejido.

4. Gota tofácea crónica

Este es el tipo más debilitante de gota, en el cual se puede presentar daño permanente en las articulaciones y los riñones.

El paciente puede sufrir de artritis crónica y desarrollar tofos, grandes grumos de cristales de ácido úrico, en áreas más frías del cuerpo, como las articulaciones de los dedos.

Lo cierto es que se necesita mucho tiempo sin tratamiento para alcanzar la etapa de la gota tofácea crónica – alrededor de 10 años.

Por eso es muy poco probable que un paciente que recibe el tratamiento adecuado avance a esta etapa.

5. Seudogota

Una condición que se confunde fácilmente con la gota es la seudogota. Sus síntomas son muy similares a los de la gota, aunque los brotes de esta enfermedad suelen ser menos graves.

Su principal diferencia con relación a la gota es que las articulaciones se irritan por los cristales de pirofosfato de calcio, en lugar de por los cristales de ácido úrico.

Por ese motivo, la seudogota requiere un tratamiento diferente a la gota.

Pruebas y diagnóstico

La gota puede ser difícil de diagnosticar, ya que sus síntomas, cuando aparecen, son similares a los de otras condiciones.

Aunque la hiperuricemia (nivel de ácido úrico elevado) ocurre en la mayoría de las personas que desarrollan gota, puede no estar presente durante un brote. Además, la mayoría de las personas con hiperuricemia no desarrollan gota.

Una prueba de diagnóstico que los médicos pueden realizar es la prueba del líquido articular, en la que se extrae líquido de la articulación afectada con una aguja. Luego se examina el líquido para ver si hay cristales de ácido úrico presentes.

Como las infecciones de las articulaciones también pueden causar síntomas similares de gota, un médico puede buscar bacterias al realizar una prueba de líquido articular con el fin de determinar una causa bacteriana. Es posible que sea necesario enviar el líquido a un laboratorio, donde el análisis puede tomar varios días.

El médico también pueden hacer un análisis de sangre para medir los niveles de ácido úrico en la sangre, pero, como se mencionó, este no es un factor conclusivo.

Finalmente, los médicos pueden buscar cristales de ácido úrico alrededor de las articulaciones o dentro de un tofo gotoso utilizando una ecografía.

Las radiografías no pueden detectar la gota, pero se pueden utilizar para descartar otras causas de los síntomas.

Bien, esto ha sido todo por ahora. Espero que esta información sobre qué es la enfermedad de la gota te haya sido bastante útil.

¡Muchas gracias por visitar mi web!

Déjame tus preguntas o comentarios más abajo. Te responderé a la mayor brevedad posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

siete − 3 =

Información básica sobre protección de datos
Responsable por los datos: Samuel Ponce | Finalidad: Gestión y moderación de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento expreso | Destinatarios: Los datos que facilitas estarán hospedados en los servidores de la empresa Hostinger | Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. | Ve la información detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.